24 abril, 2024

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha vuelto a dejar perplejos a propios y extraños con sus recientes declaraciones. En medio de los disturbios que han sacudido al país, Macron ha optado por señalar a los medios de comunicación y las redes sociales como los culpables de la agitación que se vive en las calles. Una afirmación audaz y desafiante que merece ser analizada.

Es cierto que los medios y las redes sociales tienen un poder incuestionable en la sociedad actual. Son canales de información y opinión que influyen en la manera en que las personas perciben el mundo que les rodea. Sin embargo, culparlos de los disturbios es una forma simplista de evadir responsabilidades.

El problema fundamental radica en el liderazgo y la capacidad de un presidente para conectar con su pueblo. Macron ha sido acusado repetidamente de ser elitista y alejado de las preocupaciones reales de los ciudadanos. Su enfoque tecnocrático y su estilo distante han generado descontento y frustración en amplios sectores de la sociedad.

En lugar de asumir su responsabilidad como líder, Macron ha elegido desviar la atención hacia los medios y las redes sociales, argumentando que ellos son los que alimentan la polarización y el malestar social. Sin embargo, es en sus políticas y en su discurso donde se encuentran las verdaderas razones de los disturbios.

Además, resulta irónico que Macron acuse a los medios de comunicación y a las redes sociales de manipular la opinión pública, cuando su propia campaña presidencial hizo un uso masivo de estas herramientas para promover su imagen y difundir su mensaje.

Culpar a los medios y las redes sociales de los problemas de la sociedad es una estrategia utilizada por líderes autoritarios en todo el mundo para justificar la represión y limitar la libertad de expresión. Es un intento de controlar la narrativa y evitar la rendición de cuentas.

En lugar de demonizar a los medios y las redes sociales, Macron debería reflexionar sobre su propia gestión y escuchar las demandas legítimas de la ciudadanía. La única manera de abordar los disturbios es a través del diálogo, la inclusión y la búsqueda de soluciones reales a los problemas que aquejan a la sociedad francesa.

El analista, escritor y periodista Lorenzo Ramirez se refiere al tema en una entrevista realizada en el canal Negocios TV.

1 thought on “Arde Francia. ¿Son las redes sociales su combustible?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *