24 abril, 2024

En la actualidad, los Gobiernos Representativos en Occidente suelen ser presentados como ejemplos de democracia y participación ciudadana. Sin embargo, a medida que profundizamos en el funcionamiento de estos sistemas políticos, se hace evidente que la sensación de democracia que ofrecen puede ser engañosa, ya que no se traduce en una verdadera democracia. Por Nito Marsiglio.

Lo primero que podemos decir es que al menos la Argentina NO eligió como forma de gobierno LA DEMOCRACIA. 

Sino el modelo REPRESENTATIVO, que no es para nada lo mismo.

El siguiente video lo explica magistralmente:

Uno de los pilares de los Gobiernos Representativos es el sufragio universal, que permite a los ciudadanos elegir a sus representantes a través de elecciones regulares. Esto se presenta como un elemento fundamental de la democracia, ya que otorga a la población la capacidad de influir en la toma de decisiones políticas. 

Sin embargo, la realidad es que el proceso electoral puede estar influenciado por diversos factores, como el financiamiento de campañas, el rediseño de distritos electorales o la manipulación de la información a través de los medios de comunicación. Estos elementos pueden distorsionar la voluntad del pueblo y socavar la verdadera representación democrática.

Otro aspecto que genera preocupación es la concentración de poder en manos de unos pocos. En muchos sistemas representativos, los partidos políticos dominantes tienen un control significativo sobre el proceso legislativo y ejecutivo. Esto puede llevar a una falta de diversidad de opiniones y a una limitada representación de minorías, lo que socava el principio fundamental de la democracia de dar voz a todos los ciudadanos.

Además, en muchos casos, los Gobiernos Representativos pueden verse influidos por intereses especiales y grupos de presión. Los lobbies y las corporaciones a menudo tienen una influencia desproporcionada en la formulación de políticas, lo que puede resultar en decisiones que benefician a unos pocos a expensas del bienestar general. Esto plantea serias preguntas sobre si estos gobiernos realmente representan los intereses y necesidades de la población en su conjunto.

La falta de transparencia y la opacidad en la toma de decisiones también son preocupaciones importantes. Muchas decisiones clave se toman a puerta cerrada, fuera del escrutinio público, lo que socava la rendición de cuentas y la participación ciudadana efectiva. La información sobre las operaciones del gobierno a menudo está clasificada o protegida, lo que dificulta que los ciudadanos comprendan completamente las acciones de sus representantes.

Mira el siguiente video:

En resumen, aunque los Gobiernos Representativos de Occidente pueden dar la sensación de democracia, es fundamental reconocer que esta democracia no es verdadera. La concentración de poder, la influencia de intereses especiales, la falta de transparencia y la manipulación del proceso electoral son solo algunas de las razones por las cuales la participación ciudadana y la representación real a menudo se ven comprometidas. 

Por último te recomiendo que veas el siguiente video:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *