22 abril, 2024

Enrique Liporace se cerró con un suspiro que resonó en los corazones de todos aquellos que conocieron su trabajo y talento a lo largo de los años. A los 82 años, este sábado pasado, la noticia de su partida fue anunciada por la Asociación Argentina de Actores y Actrices, dejando tras de sí una estela de conmoción y aprecio por la pérdida de un actor completo, un caballero de las artes escénicas. Por Nito Marsiglio.

Enrique Liporace fue uno de esos actores que podía confiar plenamente en su oficio, un hombre comprometido con su arte, cuya presencia en el escenario, ya sea en el teatro, el cine o la televisión, era sinónimo de calidad y excelencia. 

Telam Buenos Aires 08 de Marzo de 2002 El Actor Enrique Liporace, un emblematico personaje de la TV, hoy decide hacer cine y teatro para no estar en la pantalla chica. Foto:Juan Carlos Roleri

Nacido el 10 de junio de 1941 en la ciudad de Buenos Aires, Enrique Liporace dio sus primeros pasos en el mundo del teatro independiente a una edad temprana. Sin embargo, fue un encuentro inesperado con el director Leopoldo Torre Nilsson lo que cambió el rumbo de su carrera. Torre Nilsson, en busca de nuevos talentos, lo eligió para formar parte del elenco de “La terraza”, una película icónica del cine argentino en la década de 1960.

La televisión también fue un escenario importante para Enrique Liporace, donde cosechó reconocimiento y popularidad. Su participación en teleteatros como “Los hermanos” y “Matrimonios… y algo más” lo catapultaron a la fama y le dieron la oportunidad de demostrar su versatilidad como actor. Pero fue en la telenovela “Ella… la gata” donde encontró el papel de su vida como un galán inesperado, ganándose el corazón del público a pesar de no encajar en el estereotipo de galán de la época.

A lo largo de su carrera, Enrique Liporace transitó por diversas etapas, pasando de galán protagónico a villano en las producciones televisivas. Su versatilidad y capacidad actoral le permitieron enfrentar cada desafío con maestría y autenticidad. Participó en recordadas series como “El infiel” y “Rosa… de lejos”, dejando una huella imborrable en la memoria de los espectadores.

En el cine, Enrique Liporace brilló en películas como “Tiempo de revancha”, “Últimos días de la víctima”, “Martín (Hache)”, “Bolivia” y “Un oso rojo”, colaborando con directores de renombre como Adolfo Aristarain e Israel Adrián Caetano. A lo largo de su filmografía, también exploró temáticas costumbristas y cercanas al grotesco, siempre demostrando su versatilidad como actor.

Enrique Liporace deja un legado imborrable en el mundo del espectáculo argentino. Su presencia, su voz inconfundible y su compromiso con su arte siempre serán recordados con cariño y admiración. Su partida deja un vacío en la industria del entretenimiento, pero su espíritu y su legado vivirán eternamente en el corazón de quienes lo admiraron y apreciaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *