23 julio, 2024

En medio de los vericuetos de nuestras sociedades contemporáneas, los populismos se alzan como figuras enigmáticas, seductoras y controvertidas. Sus promesas enarbolan banderas de cambio y justicia social, atrapando los corazones y las mentes de las masas. Y sin embargo, como el hechizo de una ilusión, los efectos de sus acciones pueden resultar deslumbrantes y efímeros, dejando tras de sí una estela de incertidumbre y desilusión.

Como mariposas nocturnas atraídas por la luz, las sociedades acuden a sus discursos apasionados, esperando encontrar respuestas a los problemas que las aquejan. Pero tras los ropajes del populismo, se oculta una realidad turbia y compleja. Estos líderes se presentan como salvadores mesiánicos, dispuestos a desafiar las estructuras establecidas y a combatir las injusticias. Sin embargo, su lenguaje encantador y su retórica seductora a menudo carecen de soluciones tangibles y viables.

Los populismos se nutren del descontento y la desigualdad que asolan canalizando su frustración y su deseo de cambio. Sus líderes, carismáticos y persuasivos, despliegan un circo de palabras y promesas, creando una narrativa ficticia que captura la imaginación popular.

Si bien prometen empoderar a las masas, su ascenso al poder puede erosionar las instituciones democráticas y socavar los valores fundamentales de la sociedad. Su discurso polarizador puede dividir a las comunidades y alimentar la intolerancia y el odio.

En última instancia, los populismos son como espejismos que desaparecen cuando se intentan alcanzar. Su encanto se desvanece ante la realidad y el pragmatismo. Es entonces cuando la sociedad despierta de su sueño, reconociendo la necesidad de una gobernanza responsable, el diálogo constructivo y la participación ciudadana para construir un futuro sostenible.

En esta encrucijada, es fundamental cultivar la conciencia crítica y la capacidad de discernimiento.Es necesario aprender de la historia y comprender las raíces de los populismos, para no caer presos de sus promesas fugaces. 

Con la mirada filosófica que caracteriza su serie “Los Engranajes de Occidente”, Fabían Barrio explica Los Populismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *