24 abril, 2024

Como alguna vez el mismo Polaco me dijo: – ¿No te gusta el tango? Crecé, crecé pibe, el tango te espera. Así me pasó, crecí y el tango me estaba esperando. Hoy junto a su familia queremos homenajear con esta película a Roberto Goyeneche y su trayectoria en la cultura argentina – Marcelo Goyeneche. Esta magnífica película sobre uno de los iconos más importantes del tango argentino se estrena este jueves 16 de noviembre en el Gaumont. Por Nito Marsiglio.

El tango, ese género musical que late en las venas de los argentinos, ha sido moldeado y embellecido a lo largo de los años por un sinfín de talentosos intérpretes. 

Sin embargo, entre las figuras que destacan en la rica historia del tango, ninguna resuena tan profundamente en el corazón de todos como la del inigualable cantor de tango argentino, Roberto “El Polaco” Goyeneche. Su voz, su estilo y su alma han dejado una huella imborrable en el escenario tanguero y en la memoria colectiva del país.

Su voz, ronca y apasionada, se alzaba sobre las notas de bandoneones y guitarras, conquistando a quien tuviera el privilegio de escucharlo. 

El Polaco no solo cantaba el tango, lo vivía, lo sentía en lo más profundo de su ser, y esa autenticidad se traducía en cada nota, en cada frase que pronunciaba.

Fue en los cafés y bares de Buenos Aires donde Goyeneche forjó su reputación como intérprete excepcional. Su presencia magnética, su manera única de contar historias de amor, desamor y melancolía a través de sus letras, lo convirtieron en el cantor de tango por excelencia. El público quedaba hipnotizado por su capacidad para transmitir las emociones más profundas, llevándolos en un viaje a través del alma del tango.

Ya han pasado casi 30 años de la desaparición del Polaco y nadie había hecho un documental contando su vida.

Marcelo Goyeneche fué quien resolvió esa injusticia y lo ha hecho de una manera maravillosa y con una obra muy emotiva, donde muestra la pasión del Polaco por el tango y como le entregó su vida a la música.

La película está, gran parte de ella, contada por el mismo Polaco, lo que la hace con un trabajo de archivo y montaje magistral. 

Por otro lado tiene un cuidado de la imagen y una hermosa selección musical.

El film es magnífico porque Marcelo Goyeneche logra en el documental transmitir al espectador la emoción y la pasión de la que estaba compuesta el Polaco. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *