24 abril, 2024

Una mirada sobre el feminismo, a través de sus protagonistas, en la intimidad de sus luchas y contradicciones a las que se enfrentan en su cotidianidad. El 7 de marzo llega al Cine Gaumont el estreno en la Semana de la Mujer. Por Nito Marsiglio.

En el escenario tumultuoso de la historia humana, el feminismo emerge como una de las narrativas más desafiantes y apasionantes de nuestro tiempo. En un mundo donde las mujeres han sido históricamente subyugadas, el feminismo se erige como un grito de emancipación, una llamada a la igualdad y un desafío al statu quo arraigado en la tradición patriarcal.

Desde sus primeros brotes en el siglo XIX hasta sus manifestaciones contemporáneas, el feminismo ha atravesado diversas etapas, cada una marcada por una lucha única y una visión particular de la emancipación femenina. A través de las olas del feminismo, desde la búsqueda de derechos básicos como el sufragio hasta la reivindicación de la autonomía corporal y la igualdad en el ámbito laboral, las mujeres han desafiado las barreras impuestas por una sociedad que durante mucho tiempo las relegó al papel de ciudadanas de segunda clase.

Sin embargo, la lucha feminista no ha sido una travesía lineal hacia la victoria. Ha enfrentado resistencia feroz, tanto dentro como fuera de los círculos feministas. Algunos han ridiculizado sus demandas como excesivas o innecesarias, mientras que otros han desafiado su validez misma, aferrándose a las estructuras de poder establecidas que perpetúan la desigualdad de género.

Y es en el corazón del feminismo donde yace la búsqueda de la autenticidad y la dignidad humana. 

Con la intimidad que proporciona el filmar con “cámara en mano” y las tomas de primerísimo primer plano, Silvina Estévez y Marlene Grinberg van adentrándose en un día de cada protagonista, en sus certezas y sus dudas. Cada una de ellas va contando cómo fueron desarrollando sus luchas. 

Hay personajes maravillosos como Rosa Rodriguez. Es extremadamente tierno como va relatando cómo logra superar el tabú que hay sobre la masturbación. 

Ella feminista, poetiza y uno de sus libros de poemas sobre el tema se titula: Lo cenil no quita lo caliente.

Otro personaje con una belleza increíble que cuando sonríe transmite luz es Fabiele Rodriguez Bomfim. Presenta las problemáticas con la exposición y aceptación de su cuerpo.

Me gustas cuando hablas es un documental especial, porque aborda el tema desde particularidades poco comunes en la temática y deja al espectador meditando con un fuerte sabor a dulzura en la boca.

1 thought on “Me gusta cuando hablas, el notable documental de Silvina Estévez y Marlene Grinberg. Crítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *