24 abril, 2024

Este documental será estrenado en el Gaumont el próximo jueves 18 de mayo a las 18 hs. en la sala Leonardo Fabio. Basado en las investigaciones de Willy Pregliasco, físico forense e investigador del CONICET en la Comisión Nacional de Energía Atómica.

El 19 de diciembre de 2001, la Plaza de Mayo, en la ciudad de Buenos Aires, se convirtió en un escenario trágico y surrealista. Aquella jornada, en medio de la caótica crisis económica y social que asfixiaba a Argentina, la voz del pueblo se alzó en una demostración de descontento frente a un gobierno ciego y sordo.

Uno de los claros disparadores fue ver a la policía montada arremeter contra Madres de Plaza de Mayo.

La escena era apocalíptica. Las calles se llenan de multitudes desesperadas, arrastradas por una marea humana de indignación y rabia. Ese epicentro histórico de las luchas y esperanzas argentinas se encontraba al borde del abismo. Una inmensa telaraña de sueños rotos y promesas incumplidas se extendía por doquier.

Los manifestantes, como actores de una tragedia anunciada, marchaban con paso firme hacia el corazón del poder. Sus voces clamaban justicia y respuestas ante un futuro incierto. 

Pero el destino había deparado un desenlace cruel y despiadado. La policía, en un acto que bordeaba lo inhumano, respondió con balas a la legítima expresión del pueblo. El resultado fue cinco manifestantes muertos. Ellos fueron Diego Lamagna, Gustavo Benedetto, Alberto Marquez, Gastón Riva y Carlos Almirón.

Fue un punto de quiebre, una grieta profunda en la confianza hacia las instituciones y los gobernantes. Las heridas causadas por aquellos disparos mortales no solo se encontraban en los cuerpos de los caídos, sino también en la confianza de un pueblo que se sentía traicionado y abandonado.

El film de Pollio, siguiendo la investigación de Willy Pregliasco, va haciendo un muy interesante recuento de ese suceso que hoy vemos allá lejos pero que es necesario mantener en la memoria para no olvidar y sobre todo evitar que se repita.

La obra tiene un magnífico trabajo de selección de imágenes, montaje y musicalización que mantiene al espectador en el interés por la narración y nos invita a recordar lo que sentimos quienes vivimos aquellos trágicos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *