22 abril, 2024

Es una obra que vale la pena disfrutar los domingos a las 17 en el Teatro del Pueblo en su nueva dirección  Lavalle 3636, desde el 3 de septiembre hasta el 24 de septiembre. Por Nito Marsiglio.

La historia de Juan Moreira, inscrita en las páginas de la realidad y llevada a los escenarios de la ficción, es un relato que desafía los límites entre la justicia y la venganza, la lealtad y la traición, la libertad y la opresión. 

A través de varias obras teatrales, la figura de Moreira se ha mantenido viva en la conciencia colectiva argentina, como un recordatorio de la lucha constante entre el individuo y el sistema, entre el deseo de autodeterminación y la implacable mano del destino.

En su recorrido por la vida, Moreira no solo se enfrenta a la persecución y la cárcel, sino que también se convierte en una leyenda viviente que cautiva la imaginación de aquellos que escuchan su historia.

A través del teatro, la vida de Moreira es reimaginada y reinventada, trascendiendo las barreras del tiempo para llegar a nuevas generaciones. 

Las tablas se convierten en un portal que nos transporta a una época donde los códigos de honor y la justicia se entrelazan en un baile peligroso. En las representaciones teatrales de la historia de Moreira, vemos cómo la esencia del gaucho se mezcla con la pasión de la interpretación, llevándonos de la mano por senderos de coraje y sacrificio. 

Es este es el drama de un hombre perseguido injustamente. 

¿Pero cómo convertimos ese drama en una comedia y que a la vez denuncie los golpes de estado en Argentina y la censura al arte por parte de la iglesia y el estado?

Pareciera una tarea que linda con lo imposible, sin embargo Brambilla lo logra magníficamente.

En los años 30, previo al golpe de estado a Yrigoyen, un grupo de teatro ambulante que solo interpreta la obra de Juan Moreira queda varado en un pequeño pueblo y allí comienzan sus vicisitudes.

La obra se desarrolla con un muy bien cuidado arte y una destacada interpretación de los personajes, dejando en el espectador el deseo de pedir más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *