22 abril, 2024

La era digital ha transformado radicalmente la forma en que accedemos a la información y cómo nos relacionamos con ella. En este contexto, el filósofo surcoreano Byung Chul Han ha planteado la idea de “Infocracia”, un concepto que merece una profunda reflexión.

La democracia se basa en la premisa de que una ciudadanía informada y participativa es esencial para la toma de decisiones políticas. Sin embargo, en la era de la infocracia, nos enfrentamos a una paradoja preocupante. 

En la infocracia, el control se ejerce no solo a través de la censura estatal, sino también mediante la saturación de información fragmentada y la propagación de noticias falsas. Los algoritmos de las redes sociales y los motores de búsqueda, impulsados por intereses comerciales y políticos, nos encierran en burbujas de información que refuerzan nuestras propias creencias y nos alejan de las voces disidentes.

La democracia requiere un espacio público en el que se pueda discutir y debatir abiertamente, pero en la infocracia, este espacio se ve amenazado por la polarización y la desinformación. La atención se ha convertido en un recurso escaso y altamente disputado. Las noticias sensacionalistas y los titulares impactantes capturan nuestra atención y nos distraen de los problemas importantes que requieren un análisis crítico y reflexivo.

En el siguiente video Claudio Alvarez Terán explica “La Infocracia” de Byung Chul Han.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *