24 abril, 2024

Los campos de concentración de la Alemania nazi hubo hombres homosexuales, que fueron confinados, torturados y asesinados por el simple hecho de contravenir el único estándar social aceptable de sexualidad. Este cortometraje es presentado en la 13 edición de CineVersatil como documental invitado. Por Nito Marsiglio.

Las sociedades humanas, tal como los seres vivos, están en constante cambio, evolución y conflicto. A todo cambio, o progreso provocado por un sector de esta, se le antepone un grupo que intenta arrasar con estos y regresar al status quo anterior. 

Es muy común culpar a estos cambios de ser los responsables de los males padecidos por la sociedad en ese momento y llamar al retorno de los “valores tradicionales”. 

Berlin del prenazismo vivía un movimiento libertario que quedó reducido a cenizas con la llegada de Hitler al poder de Alemania.

Los nazis además de racistas eran homofóbicos. Persiguieron a los homosexuales llevándolos a los campos de concentración y se les ponía un triángulo rosa para identificarlos. Antes del Triángulo Rosa les marcaban con la letra A de arschfiker (chupa culo).

El 66 % de los prisioneros con el Triángulo Rosa murieron el primer año de cautiverio debido al salvajismo con que eran tratados.

También sorprendente y despreciable es que luego de la liberación, en 1945 por los aliados, continuó la segregación ya que a los del grupo del Triángulo Rosa fueron discriminados y no se les aceptó incluirlos entre la Asociación de Víctimas del Régimen Nazista.

Aún hoy permanece en varios sectores de las sociedades esa homofobia que lleva a quienes muestran hoy con orgullo el Triangulo Rosa a gritar “Nunca Más”.

En este magnífico cortometraje, a través de una performance, se relatan estos sucesos que son poco conocidos dentro de lo que fue el horror del nazismo.

Con un manejo excelente de luces, sonido y actuación, en solo 14 minutos, Rabana Lobo logra plasmar el horror de la persecusión homofóbica nazi.

1 thought on “Una Rosa entre tres Vértices, de Ravana Lobo. Crítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *