22 abril, 2024

Una magnífica realización, de reciente estreno en ÁREA 623, basada en la obra Réquiem (Hashkavá) del multipremiado autor Hanoch Levin. Adaptada y dirigida por Marcelo Moncarz, se puede disfrutar en Pasco 623 – CABA, los lunes a las 20 hs hasta el 28 de agosto. Por Nito Marsiglio.

La muerte, en “Requiem”, es el telón de fondo implacable que teje las vidas de los personajes. 

Y partimos en esta obra de un personaje principal que es sepulturero. 

Pero que aun así, y a pesar de la peste, no tiene muchos ingresos ya que en el pequeño poblado donde vive con su anciana mujer los pobladores se van hacia una ciudad más grande buscando cura y allí mueren.

Y de esta manera se enfrenta a la muerte de su esposa, al recuerdo perdido de una hija muerta al poco de nacer y a la futilidad de su vida.

En el fondo la obra es un desafío a sus espectadores a mirar más allá de la fachada de la muerte y a considerarla como una parte esencial del ciclo de la existencia. En medio de la melancolía, surge una suerte de aceptación resignada, una comprensión de que la muerte y la vida están entrelazadas en una danza inextricable.

Es un reflejo de las emociones no expresadas y de las verdades no dichas. La incapacidad del sepulturero para expresar sus sentimientos ante la muerte de su esposa habla de la dificultad de comunicar el dolor más profundo y la soledad del alma.

“Requiem” nos deja con una sensación de inquietud y reflexión y nos invita a cuestionar, a explorar y a confrontar nuestras propias emociones y pensamientos. 

La obra es un recordatorio de que, a pesar de nuestras diferencias y nuestras máscaras sociales, todos compartimos la experiencia de la pérdida, el amor y la búsqueda de significado en un mundo complejo y a menudo contradictorio.

En última instancia, “Requiem” se convierte en una meditación sobre la esencia misma de la vida humana: la lucha interna, la fragilidad y la inevitable confrontación con la muerte.

Con una magistral actuación, un arte muy cuidado y un tempo justo, Requiem de Marcelo Moncarz, es un sacudón perfecto para nuestro adormilado alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *