22 abril, 2024

Pulsando la Vida, escrita y dirigida por María Paula Piastrellini se estrena el jueves 18 de agosto en el Complejo Gaumont a las 20 y 15 hs en la Sala Birri. Por Nito Marsiglio.

“…los confines de Cuyo, donde la tierra roja besa el cielo azul y los vientos parecen susurrar los secretos de los antiguos, es un lugar donde los sueños y la realidad entrelazan sus manos en un baile ancestral. Aquí, en este rincón mágico de la tierra argentina, se encuentra la región de Cuyo, un tesoro de tradiciones, folclore y un legado indígena que pervive en los rituales y en la vida cotidiana de su gente.”

Este fragmento de autor anónimo pinta a la perfección a la región de Cuyo, anidada entre las imponentes cordilleras de los Andes y la vastedad de la Pampa, es un oasis de historia y misterio en la vasta geografía de Argentina. Mendoza, corazón de Cuyo, emerge como un territorio de contrastes, donde la aridez del desierto se entremezcla con la exuberante vida que fluye desde las aguas de sus ríos y acequias. Pero es su riqueza cultural, tejida con los hilos de la tradición y del folclore, lo que confiere a esta región su aura única y cautivadora.

Los cuyanos son testigos vivientes de la simbiosis entre lo sagrado y lo profano, entre lo terrenal y lo divino. En cada callejuela de sus pueblos, en cada rincón de sus viñedos, pervive la herencia de los pueblos originarios que una vez caminaron estas tierras. Los aborígenes huarpe, diaguita y pehuenche dejaron huellas en la historia que aún resuenan en los cantos y rituales de los habitantes de Mendoza. Sus espíritus parecen danzar en las sombras de los fogones y en el murmullo de los ríos, recordando a los cuyanos la importancia de la conexión con la naturaleza y con sus propias raíces.

El folclore cuyano es un tapiz de historias entrelazadas que se tejen con la pasión de la tierra y la nostalgia de los amores perdidos. La música se erige como el hilo conductor de este relato.

María Laura Piastrellini presenta, en un formato documental ficcionado, la historia de la música de esa bella región y lo hace acompañado por una excelente fotografía y musicalización. 

El documental muestra el amor por la tierra, por la amistad, por el compartir y por el disfrutar de la madre naturaleza y pone nada menos que a la música como el aglutinante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *