23 julio, 2024

El amor, esa fuerza indomable que nos arrastra con la furia de un huracán y nos sumerge en la serenidad de un amanecer, es quizás el enigma más grande de la existencia humana. Por Nito Marsiglio. 

Nos educan para creer en el amor como una respuesta a todas nuestras preguntas, la solución a nuestros vacíos más profundos. 

Pero, ¿qué es realmente el amor? 

¿Una ilusión que alimenta nuestras esperanzas o una realidad que confronta nuestros miedos más oscuros?

Es el territorio donde coexisten la dulzura y la amargura, la esperanza y la desesperación, la certeza y la incertidumbre. Es una danza entre dos almas que, aun cuando se sincronizan en perfecta armonía, siempre mantienen un ritmo propio, una individualidad indomable.

Las relaciones de amor son complejas porque nos enfrentan a nosotros mismos. A través del otro, vemos reflejados nuestros defectos y virtudes, nuestros anhelos y temores. Amamos porque buscamos completarnos, y en ese intento, a menudo descubrimos nuestras propias carencias. 

El amor nos desnuda, nos muestra vulnerables y expuestos, y esa es una verdad que pocos están dispuestos a aceptar.

El compromiso es una de las mayores pruebas del amor. 

En una época donde la inmediatez y la superficialidad prevalecen, mantener una relación se ha convertido en un acto de resistencia. 

El compromiso implica sacrificio, paciencia, y una dedicación que va más allá de los momentos de felicidad efímera. Es en las dificultades donde el amor muestra su verdadera naturaleza, donde se revela su fuerza o su fragilidad.

Esta obra escrita y dirigida por Ezequiel Tronconi nos sumerge en diferentes historias de tan controvertido tema en la naturaleza humana.

Con un excelente ritmo narrativo, muy logrado montaje y destacable actuación, Tronconi nos enfrenta a un film que vale la pena disfrutar.

Estreno 20 de Junio, cine Gaumont.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *