22 abril, 2024

Mads Mikkelsen se luce en “El Bastardo”, premiada película que estrena este  14 de marzo en Argentina. Nominada al León de Oro en el Festival de Venecia, es una nueva prueba del inmenso talento del actor danés. Por Nito Marsiglio.

En el torbellino de la historia, el Siglo XVIII en Dinamarca emerge como un período marcado por la opulencia de unos pocos y la desesperación de muchos. Fue una era de contrastes extremos, donde la riqueza se acumulaba en las manos de unos pocos privilegiados mientras las masas languidecían en la miseria y la servidumbre. La monarquía, una vez gloriosa, había caído en decadencia, sus arcas exhaustas y su autoridad socavada por disputas internas y conflictos externos.

Mientras tanto, una nueva clase emergía: los ricos comerciantes y terratenientes que acumulaban riquezas a expensas de los trabajadores y campesinos. Estos nuevos ricos no sólo explotaban la tierra y los recursos, sino también a aquellos que dependían de ellos para su sustento. Los abusos cometidos por los nuevos ricos hacia sus empleados eran moneda corriente en el Siglo XVIII danés. Pero no solo los trabajadores sufrieron las consecuencias de la codicia y la crueldad de los nuevos ricos. Las monarquías empobrecidas también contribuyeron a la creciente desigualdad y la injusticia social. La corte real, una vez símbolo de poder y prestigio, se encontraba ahora sumida en la decadencia y la corrupción. Los reyes y nobles derrochaban fortunas en lujos y placeres efímeros, mientras el pueblo sufría la escasez y la opresión. La brecha entre los ricos y los pobres se ensanchaba cada vez más, alimentando el resentimiento y la desesperación.

Pero quizás uno de los aspectos más desoladores del Siglo XVIII danés fue la actitud despiadada de los terratenientes hacia sus súbditos. Estos señores feudales ejercían un control absoluto sobre las tierras y las vidas de aquellos que vivían bajo su dominio. 

En ese contexto histórico se enmarca El Bastardo, quien fuera hijo ilegítimo de una empleada de un gran señor que abusaba a su antojo de su servidumbre.

Este hombre se convierte en jardinero y luego en soldado llegando al cargo de capitán en el ejército real.

Luego de la guerra y viviendo como veterano de guerra con una miserable pensión decide darle un vuelco a su suerte e ir a convertir en cultivable todo una extensa área de Dinamarca que el Rey quería que sea explotada.

Con la insuperable destreza actoral de Mads Mikkelsen acompañado por Amanda Collin, Nikolaj Arcel nos trae a disfrutar de una verdadera joya que va juntando glorias en festivales. Vale remarcar una fotografía exquisita que complementa a una historia llena de todo lo que refleja el abanico humano, el honor, la ambición, la crueldad, el amor, el sacrificio y la fé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *